sáb

18

jul

2009

SOBRE LA GRIPE H1N1

 

                               SOBRE LA GRIPE H1N1

Estimados amigos:

En medio de tantas noticias periodísticas alarmistas y alarmantes, es importante que podamos evaluar con racionalidad qué es lo que está ocurriendo con la famosa epidemia de Gripe A.

En Argentina, mágicamente, la pandemia aparece al día siguiente de las Elecciones, donde los barbijos y el gel de alcohol van a salvar a la humanidad… Barbijo debe usar la persona enferma para no contagiar, no la sana para prevenir, y el agua y jabón continúan siendo la mejor manera de tener las manos limpias. 

En forma estacional en los inviernos tanto del hemisferio norte como del sur aparecen brotes epidémicos de gripe que es una enfermedad causada por dos tipos de virus: A y B. La más común y la más estable es la del virus B, por lo cual existen vacunas que ayudan a prevenirla y que específicamente se recomiendan para los grupos de mayor riesgo.

La epidemia actual que comienza en el hemisferio norte es del virus A, que tiene menos estabilidad, es decir que muta con más frecuencia por lo que hasta ahora no se desarrolló una vacuna, Lo importante es entender que ambas tienen cierta gravedad en cierto grupo de personas que a lo mejor podría estar aumentada este año por la falta de una vacuna.

La propagación de este nuevo virus H1N1 está ocurriendo de la misma forma en que se propaga la influenza estacional. Los virus de la influenza se transmiten principalmente de persona a persona cuando alguien con esta enfermedad tose o estornuda. Algunas veces, las personas pueden contagiarse al tocar algo que tiene los virus de la influenza y luego llevarse las manos a la boca o la nariz.

Ahora bien:

La decisión de la OMS de elevar el nivel de alerta pandémica a la Fase 6 es un reflejo de la propagación del virus, no de la gravedad de la enfermedad causada por el virus.

Es decir que no es una enfermedad grave en cualquier persona que tenga un buen sistema inmunológico.

Con una buena alimentación podemos prevenir enfermedades, porque el sistema inmune posee células que, como cualquier otra célula del organismo, se sirven de los nutrientes que ingresan a través de la alimentación y aumentan su actividad”, sintetizó la doctora Gabriela Perdigón, investigadora principal del Conicet  y profesora titular de Inmunología del Instituto de Microbiología de la Universidad Nacional de Tucumán.

“Este enfoque de la inmunonutrición, relativamente nuevo, afirma que la dieta, entre otros factores, condiciona los mecanismos de defensa -señaló la doctora Nora Slobodianik, profesora titular de la Cátedra de Nutrición de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA-. Así como el organismo necesita energía y nutrientes, las células del sistema inmunológico los necesitan para proporcionar una adecuada función protectora.”

Los seis nutrientes que ayudan al sistema responsable de controlar las agresiones que producen las bacterias, los virus y los parásitos son las vitaminas (A, E y C), los minerales (zinc, cobre, hierro, magnesio y selenio), los ácidos grasos (omega 6 y omega 3), las calorías necesarias según la edad, la actividad física y la contextura, y las proteínas de alta calidad, como las que aportan la carne, el huevo, la soja, el queso y la leche.

Uno de los principales temas abordados en el XIV Congreso Argentino de Nutrición fue la interacción entre ¨Inmunidad y Nutrición¨. En relación al mismo, se llevó a cabo el Simposio "Inmunidad y Nutrición", que contó con la presencia de los doctores Nora Slobodianik, Anabel Pallaro, María Estela Roux y Ranjit K. Chandra, éste último proveniente de Canadá. Asimismo, se realizó una Conferencia Plenaria: "La nutrición como determinante critico de Inmunidad e Infección", que contó también como expositor al Dr. Chandra.

 

La Dra. Slobodianik, Profesora Regular Asociada de la Cátedra de Nutrición de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires y coordinadora del simposio, se refirió al tema "Nutrientes e inmunidad". Señaló la importancia de la alimentación en su conjunto y sus componentes en particular en el desarrollo y mantenimiento del sistema inmune, como así también el daño que pueden producir en el mismo las deficiencias marginales, los excesos crónicos y el desequilibrio entre nutrientes.

El Dr. Ranjit K. Chandra, Director del Centro de Investigación en Nutrición e Inmunología de la Organización Mundial de la Salud y Profesor de la Memorial University of Newfoundland,  se refirió a "La Nutrición como determinante critico de Inmunidad e Infección" 

Hizo especial hincapié las alteraciones que producen la malnutrición proteico-energé tica y las deficiencias de vitaminas y minerales sobre el sistema inmune. Ésto lleva a una mayor probabilidad de aumento de la susceptibilidad a las infecciones y también a que sean más severas y prolongadas.

Además, diversos estudios demuestran que alrededor del 35 al 50% de los individuos de cincuenta años o más presentan deficiencias de micronutrientes, siendo la deficiencia múltiple lo más habitual. Esto se da tanto en paises desarrollados como en los que no lo son.

Investigaciones realizadas en este grupo de edad afirman que si a la ingesta de una alimentación equilibrada se le suma un suplemento multivitamínico y mineral, mejoran la inmunidad y la función cognitiva, y se reduce la incidencia de infecciones como bronquitis y neumonía.

Un afectuoso saludo a todos

Dr. Mario V. Kaplan

Escribir comentario

Comentarios: 1